Se llama Lucifer y es de La Plata: quienes escuchan su nombre se sienten "estremecidos"
Lucifer Baruc Villarreal.

Se llama Lucifer y es de La Plata: quienes escuchan su nombre se sienten "estremecidos"

Fotos: Octava Sección.

27.11.2017. Sus ojos celestes y por momentos fija mirada son una invitación al encandilamiento. Su sonrisa permanente, enternece. Ese ser inquieto cargado de curiosidad que lleva adentro como cualquier bebé genera una inmediata complicidad con sus ocasionales interlocutores, que no dudan en alzarlo apenas estira sus pequeños brazos.

“¡Qué hermoso… y qué simpático que es!”, le dicen a sus padres Myrna Martínez y Maximiliano Villarreal las personas que cotidiana y ocasionalmente se cruzan con ellos. Sin embargo, sus progenitores le comentaron a este portal que “la sorpresa de las personas surge cuando nos preguntan el nombre de nuestro bebé y les decimos que se llama Lucifer”.

“Nosotros siempre pensamos en ponerle un nombre impactante a nuestro hijo, y por eso nos decidimos por Lucifer, que significa portador de luz”, señaló Myrna, para luego agregar que “este nombre también podría asociarse a un ser tentador de las cosas buenas”.

Lo cierto es que el niño protagonista de esta historia nació el 17 de setiembre de 2016 en el Hospital San Martín de La Plata. Allí, dicen los padres, comenzó la historia de las “discriminaciones más increíbles”.

“Me trataron muy mal en el hospital, a tal punto que la doctora que debía atenderlo no quería tenerlo a upa cuando le dije que se llamaba Lucifer”, recuerda Myrna, quien de inmediato señala que “las monjas de Cáritas que tienen mucha presencia en las salas de maternidad nunca quisieron ver a mi bebé”.

Maximiliano, en tanto, afirma que “en cuerpo y alma, todos somos humanos; por eso no entendimos el rechazo de los católicos, que hasta hoy nos siguen mirando con temor por haber elegido ese nombre para nuestro hijo”.

Se llama Lucifer y es de La Plata: quienes escuchan su nombre se sienten "estremecidos"

“Lucifer (Luzbel): Su nombre significa "estrella de la mañana" o "portador de la luz". Era el ángel más bello, sabio y poderoso de los ángeles; su caída fue como un "lucero al amanecer" (Isaías 14,12-15), "se le dio las llaves del pozo del abismo" (Apocalipsis 9,1).

La Iglesia identificó en los textos bíblicos a Lucifer y al mismísimo Diablo como otras expresiones de Satanás, los exponentes del mal enfrentados a Dios.

“Nosotros éramos católicos y ya no lo somos”, cuentan Myrna y Maximiliano, quienes no ocultan su “decepción” por el “prejuicio que tienen muchos católicos por el nombre de nuestro hijo”.

“A nosotros nos enseñaron en el catolicismo que no hay que prejuzgar y, justamente, los católicos son los que más nos cuestionan por esta elección del nombre Lucifer”, expresan.

Sin embargo, y pese a haber estado prohibido por la Iglesia y que ya no hay impedimentos para hacerlo, en el Registro Civil de La Plata no hubo ningún tipo de inconvenientes al momento de anotarlo y recibir el DNI correspondiente.

“Decidimos llamarlo Lucifer Baruc, y ese segundo nombre (que significa “bendito”) muchas veces lo mencionamos cuando vamos a lugares públicos, hospitales o reuniones, para no llamar la atención de las personas”, explican los padres.

Se llama Lucifer y es de La Plata: quienes escuchan su nombre se sienten "estremecidos"
La cruz negra con cinta negra.

“Somos simples curanderos”, simplifica Maximiliano Villarreal cuando se los consulta por sus profesiones. De inmediato, sostienen que “nuestras especialidades son las ciencias ocultas”.

En cuanto a las tareas que realizan habitualmente, cuentan que “trabajamos en acercamientos o alejamientos de las personas y también en las videncias, que son una especie de curaciones a distancia”.

“Nosotros no hacemos el mal, no bailamos ni cantamos y tampoco sacrificamos animales, como sí lo hacen otras creencias”, aclaran.

Luego, manifiestan que “las personas se bajonean cuando se separan de un ser querido, caen en la depresión y nos piden ayuda; entonces nosotros trabajamos para acercarlas de nuevo”. Pero también está el sentido inverso: “Otras nos piden que alejemos a seres indeseables de sus vidas”.

La casa de Myrna, Maximiliano y Lucifer tiene colgada en una de sus paredes una cruz negra envuelta con cinta negra: “Es una defensa antimuerte, contra la maldad, para que no entre en nuestro hogar”, finalizan.

NOTA DE REDACCIÓN: Las fotos que se publican en esta nota fueron autorizadas especialmente por los padres de Lucifer.

 

 

Envíe su comentario
.