"Casa del Niño" del Barrio Hipódromo de La Plata: una expresión de dificultades, grietas y avivadas
Julio Garro (de pie) en la Casa del Niño

"Casa del Niño" del Barrio Hipódromo de La Plata: una expresión de dificultades, grietas y avivadas

14.12.2017. En la Diagonal 115 entre 42 y 42 Bis, pleno Barrio Hipódromo de la ciudad de La Plata, se encuentra una “Casa del Niño” cuyo nombre hace honor a la zona en donde está ubicada. Allí van, diariamente, 140 chicos que se reparten en los turnos de la mañana –de 08:00 a 12:00- y de la tarde -13:00 a 17:00- y el personal se reparte en dos franjas horarias: de 07:30 a 13:30 y de 11:00 a 17:00.

Los que van a la mañana, desayunan y almuerzan. Los de la tarde, almuerzan y meriendan. A todos, sin distinción, les dan apoyo escolar y luego los lleva un transporte escolar a sus respectivos lugares de aprendizaje, lo cual hace que la prestación del servicio tanto a los niños como para sus padres sea casi perfecta.

Hasta ahí, todo parece discurrir en una cuestión meramente normal. Pero los problemas son muchos y las dudas, también. A saber:

-       1) La Municipalidad de La Plata a cargo de Julio Garro aporta, por mes, 4.000 (sí, cuatro mil) pesos y el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires que responde a María Eugenia Vidal, 10.000 (diez mil) pesos por igual período. La gran pregunta que surge es por demás obvia: ¿Se puede mantener un servicio de ese tipo a razón de 100 pesos por mes por cada chico?

-       2) Muchos chicos que asisten a dicha Casa son trasladados por el transporte escolar a colegios privados de la zona, como ser el San Antonio, Santa Marta y jardines de infantes (alguna vez asistió allí el hijo de una autoridad del Colegio San Vicente de Paul, se comentó). Pero también los llevan a la Escuela 5 de Ensenada y a un jardín ubicado en la localidad de Villa Catella de la mencionada ciudad. ¿Por qué, entonces, el intendente de dicho distrito, el kirchnerista Mario Secco, no ordena que la administración municipal a su cargo realice un aporte al Hogar?

-       3) ¿No es abusivo que los padres que llevan a colegios privados a sus hijos no paguen nada por el transporte escolar que les brinda la Casa del Niño?

-       4) Entre docentes, administrativos, personal de cocina y limpieza, asisten 20 personas. Muchas veces, deben trabajar más en la “contención” que en la educación.  ¿Por qué, entonces, les pagan 15.000 pesos mensuales a cada una de las cuatro docentes que asisten allí por “tareas pasivas” y van solamente en calidad de “observadoras” cuando el trabajo a encarar abunda?

-       5) Ante el poco dinero que recibe la Casa del Niño, los encargados deben hacer malabarismos con la compra de alimentos. Los almuerzos basados en fideos y arroz son una constante. Milanesas, pollo y frutas están contemplados, pero escasean y muy pocas veces son servidos a la mesa. ¿No es una hipocresía que, además, inspectores municipales y provinciales cuestionaran a las autoridades del establecimiento por no brindar una adecuada alimentación nutricional y los hayan obligado a modificar esa parte del servicio?

Envíe su comentario
.